¿EL AMOR ROMÁNTICO ES UN MITO?

El amor romántico no existeEs una construcción social y cultural.

¿Y qué quiere decir esto? Significa que la cultura y la sociedad condicionan en la forma de amar y de mantener relaciones con otras personas. 

Por eso, no se ama de la misma manera en todos los rincones del planeta, ni se ha querido de la misma forma durante siglos y siglos.

Así, mediante el imaginario colectivo (películas, televisión, novelas...) el amor romántico ha ido cogiendo más y más fuerza, hasta llegar a nuestros días como una meta utópica a alcanzar.

Dice Coral Herrera Gómez que el amor romántico "es un instrumento de control de las mujeres, y así estamos entretenidas y ocupadas". Y tiene toda la razón, ya que desde siempre, el amor romántico se ha dirigido a las mujeres.

Así, nos han adjudicado el ser seres emocionales nacidas para amar. Capaces de todo por cuidar a nuestra familia o a nuestra pareja. Esto ha sido nuestra mayor cadena.

Por otra parte, a los hombres se les ha negado esa capacidad. Se les asignó las características de fuerza, dureza y frialdad. 

AMBOS ENJAULADOS EN EL PAPEL QUE NOS TOCÓ.

 

¿QUÉ FACTORES LE CONDICIONAN?

En los marcos de este sistema capitalista y patriarcal es muy difícil desarrollar plenamente un amor libre y sincero basado en el respeto y en la igualdad. Nuestro amor romántico se ve afectado por dos factores:

  • Patriarcado: Este perpetúa el machismo en las relaciones. Las relaciones afectivo-sexuales también se conciben como un objeto de consumo, cosificando el cuerpo de la mujer. 

 

  • Capitalismo: Influye con su concepción de la propiedad privada. Además, las relaciones actuales se caracterizan por el individualismo y por la necesidad de satisfacer inmediatamente las demandas tanto afectivas como sexuales, como marca nuestro sistema económico.

UN  POCO DE HISTORIA

La idea del amor romántico ha sido una estrategia de control que se ha ido creándose poco a poco, e introduciéndose a las personas hasta la actualidad. Pero mucho antes del amor romántico, existieron otros tipos de amor.

 

La primera representación la tenemos en el cuento de Eros y Psiquis, en la Antigua Grecia. En aquella época el amor no se entendía como se entiende en la actualidad, y no tenía nada que ver con el amor romántico. El amor se trataba de una desgracia, que solo traía consigo negatividad. Nada que ver con la felicidad artificial que nos prometen ahora si encontramos el amor.

 

Después asistimos al amor cortés del siglo XI. Aquí empezamos a ver similitudes con el amor romántico, y es que está lleno de pasión, pero nunca llegaba a consumarse, por eso mismo el final siempre era muy dramático.

Así después, ya aparece el amor burgués, en el que no concibe amor sin consumación.

El siglo XIX,  se da un cambio radical mitificando e idealizando el amor como el medio para alcanzar la belleza y el conocimiento. Aquí comienza a surgir el amor romántico.

Los románticos no se enamoraban de campesinas o de proletarias, sino de princesas, mujeres imposibles de alcanzar, utópicas. Por eso mismo los románticos están insatisfechos constantemente. "El amor romántico es un sentimiento idealizado que utilizamos para calmar nuestro miedo a la vida y a la soledad; es un amor insaciable y además no es un fin en si mismo, sino un medio para ser feliz, para autorrealizarse, para huir de la soledad que nos acompaña toda la vida, o para sentir emociones que nos hagan sentir vivas. " (Herrera Gómez, 2007).

En este siglo se comienza a legitimar algo muy importante y novedoso, y es el matrimonio por amor. Esto abrió un mundo de libertades a las mujeres de esa época, ya que podían comenzar a elegir su futuro.

En el siglo XX se intenta crear el prototipo de mujer buena, entregada absolutamente al amor, en busca de su príncipe azul como objetivo principal de su vida. 

Y no fue hasta que se comenzó a desarrollar la clase media (podían permitirse económicamente casarse), y la globalización en la era de los medios de
comunicación de masas que el romanticismo se extendió por todo el planeta.

La industria cinematográfica de Hollywood fue una de las principales en el trabajo de extender los mitos del amor romántico por el planeta con sus películas. Así, después de la Segunda Guerra Mundial, ya estaba más que instaurada la idea de la mujer virgen y fiel. Capaces de "domesticar" al hombre, y con la intención de cumplir todos sus deseos.

 

En la actualidad, los datos de divorcios y separaciones nos muestran que el amor romántico no es posible. Que es un mito. Es un mecanismo de control social que permite que todo siga como está.

 

 

 

OTRO AMOR ES POSIBLE

Si queremos salirnos de la toxicidad del amor romántico, hay infinidad de opciones, pero para conseguir llegar a otros tipos de amor debemos deconstruirnos y hacernos muchas preguntas.

¿Qué busco? ¿Con qué me siento cómodx? ¿Soy capaz de amar a más de una persona?

 

 

 

 

Os enseñamos 5 tendencias (de las muchas que existen) que dejan a la monogamia atrás.

  • Poliamor:  Se tiene muchos amores, siempre con respeto y comunicación. 

Dentro del poliamor existen muchos tipos:

      • Poliamor Jerárquico: Es aquel que se basa en una relación principal (un matrimonio abierto) y después en otras relaciones más que son secundarias. Es decir, la principal es más "importante" que las secundarias.

 

      •   Polifidelidad: Es cuando las relaciones sexuales están restringidas a los del grupo, y fuera de él no puedes tener relaciones. El grupo puede ser de tantas personas como se acuerde.

 

      • Poliafectividad: Se trata de algo que no implica sexo sino amistad, aunque es un vínculo aún más fuerte e intenso. Es decir,  poder amar a quien tú quieras sin sexo de por medio teniendo simultáneamente una relación con una persona poliamorosa común.

 

      • Polisoltería: Es cuando una persona poliamorosa mantiene relaciones íntimas sin vínculo amoroso con varias personas.

 

  • Swingers: Se trata de una pareja que en ocasiones puede jugar a cambiar las personas con las que se relacionan sexualmente. Así, cada uno de los miembros de una pareja mantiene relaciones con uno de los miembros de otra mientras los otros dos hacen lo mismo. 

 

  • Relación sin exclusividad sexual: Sin exclusividad sexual pero con exclusividad afectiva.

 

  • Anarquía relacional: Es una postura política, que deconstruye la palabra pareja y piensa que lo sexoafectivo no es lo importante.

 

 

 

Dejar un comentario