MANUAL PARA SER UNA BRUJA

Lo primero de todo antes de que empieces a leer este blog es que te quites los prejuicios de encima.

Olvídate de la idea de las brujas viejas, feas, encorvadas y con verrugas en la nariz que vuelan sobre su escoba. Es una idea creada en la Edad Media por un pensamiento cristiano que no tenía consideración con las mujeres  y se inventó todo tipo de historias para crear  miedo entre la población.

 

Uno de los pintores que crearon el estereotipo de la bruja, tal como os he comentado, fue Alberto Durero, cuando representa en este grabado:  "Bruja montando una cabra al revés" (circa 1500), la figura de una bruja anciana, desnuda sobre una cabra con cuernos, símbolo del demonio. Tiene ubres caídas y lleva una escoba en la mano.

 

 

Por lo que ha llegado hasta nosotros, las brujas en la antigüedad estaban bien consideradas, (o al menos, respetadas) y eran una figura venerada en su comunidad. Vivían por lo general, alejadas de las ciudades, en un entorno de naturaleza, que les permitía estar más en contacto con las energías del mundo vivo y abastecerse de los ingredientes que necesitaban.

 

 

Eran mujeres emancipadas, normalmente solteras.

Herederas de un talento para la sanación, conocían los secretos de la vida y la muerte y por ello eran también temidas.

 

Poseían conocimientos que  hoy en día consideraríamos científicos, con el mérito añadido de que ellas no podían acceder a una educación.  No tenían acceso a las universidades ni a cualquier oficio liberal y todo lo que sabían era adquirido por el saber popular.

 

 

Podríamos considerarlas como pioneras de la medicina y la alquimia, gracias a sus avances con la botánica.

Se ganaban la vida como curanderas y elaborando remedios caseros, con plantas que crecían en su entorno.

Utilizaban sobre todo las plantas con propiedades narcóticas, analgésicas y las alucinógenas (no se andaban con tonterías).  

 

Si queréis saber qué plantas son, podéis leer nuestro artículo sobre las “5 plantas de las brujas”

 

“ La Bruja de Shropshire”

Unas de las leyendas que ha llegado hasta nosotros, es la historia de la “ Bruja de Shropshire”, una figura femenina del SXVIII cuyos conocimientos botánicos eran muy elevados y que con probabilidad fue la pionera en el uso de las  dedaleras, o  Digitalis purpurea y que serían muy usadas para el  tratamiento de enfermedades cardíacas posteriormente.

Es el propio Dr William Withering, el doctor al que se le atribuye su descubrimiento, el que relata que fue una “anciana mujer de Shropshire la que le descubrió el remedio”.

 

Brujas comadronas y parteras

Además de curanderas, las brujas eran las parteras y comadronas que atendían a las mujeres, ya que además en aquella época, el interés por la salud sexual femenina brillaba por su ausencia. Muchas se convirtieron en auténticas expertas en el uso de toda clase fármacos naturales para combatir los dolores del parto.

Pero también ayudaban a las mujeres que por los motivos que fueran acudían a ellas para abortar. Para ello usaban la ruda, planta ejerce una notable acción sobre las fibras musculares uterinas y, a ciertas dosis, esta acción se combina con una congestión de los órganos de la pelvis provocando el aborto.

«Si la mujer supiera /las virtudes de la ruda /iría a buscarla a la Luna» dice un dicho popular regional español.



 

En definitiva, las llamadas “brujas” de la Edad Media y que sufrieron persecuciones que las llevaban a morir en la hoguera, fueron mujeres libres, sabias y con conocimiento en el ámbito médico que no eran bien vistas por la sociedad religiosa y patriarcal de su época. 

Mujeres que se comunicaban con las energías de la naturaleza y el universo y que compartieron con su pueblo, muchos de los cuales luego las acusaron de brujería.

 

Mujeres sensibles, intuitivas, cósmicas.
 
Y tú…
¿ Te animas a ser bruja?


BIBLIOGRAFÍA

Los Cuadernos de Asturias .. BRUJAS, UNGUENTOS, SUPERSTICIONES Y VIRTUDES DE LAS PLANTAS Tomás E. Díaz González 
https://mujeresconciencia.com/2019/12/12/la-bruja-de-shropshire/
Brujas, parteras y Enfermeras, una Historia de sanadoras, Barbara Ehrenreich y Deirdre English 1973
https://principia.io/2019/12/16/brujas-diosas-y-cientificas-v.IjEwODki/
https://www.jornada.com.mx/2008/02/28/index.php?section=ciencias&article=a02n1cie




Dejar un comentario